La Garganta del Capitán, senderismo en Cádiz

El senderismo en Cádiz y España en particular se ha convertido en una gran práctica repleta de rutas maravillosas y atractivas para viajeros de todas las edades.

Claro que existen diferentes categorías y dificultades a la hora de recorrer los paisajes naturales de Cádiz, pero hoy nos acercaremos a La Garganta del Capitán para turismo aventura inolvidable.

La Sierra de Cádiz en un día soleado invita a caminar entre cascadas y bosques de colores vivos, el recorrido de hoy se encuentra en la antigua ruta que unía Los Barrios-Algeciras. Es una ruta sencilla, muy bien señalizada y preferiblemente para realizar en invierno cuando los caudales del agua son mayores y se logran imágenes aún más hermosas.

El recorrido total dura aproximadamente 4 horas e incluye vistas desde el Mirador del Hoyo de Don Pedro y el singular arroyo Botafuego. El sendero tiene varias curvas pero está en buen estado y se puede realizar sin demasiada dificultad.

Las leyendas de la región dicen que en algún lugar del camino se encuentra escondido un tesoro, pero los viajeros hasta el momento se han contentado principalmente con las maravillosas vistas de un recorrido de naturaleza y aventura.

Vía: rutasdelsur

La ruta romana de Ubrique y Benaocaz

La Sierra de Cádiz atrae a viajeros de todas partes del mundo en casi cualquier época del año, y la principal causa es su combinación de pueblos tradicionales, antiguos asentamientos romanos y buena comida.

Hoy viajamos hasta la zona de Ubrique para conocer los restos de una antigua carretera cosntruida por los romanos que unía con la localidad de Benaocaz.

Tiene una extensión de 6 kilómetros y el recorrido para senderistas puede hacerse tranquilamente en tres horas, pudiendo aprovechar el aire libre, los paisajes naturales y un poco de la historia de esta región.

La ruta la tomamos en Benaocaz, justo al lado de la ruta principal A-374 por donde van los autos. Un cartel bastante grande nos indica el comienzo de este recorrido.

De fondo, la Sierra de la Silla crea un entorno increíble para los amantes de la naturaleza, con rocas gigantescas que se funden con árboles para crear una imagen única.

El camino nos permite ir encontrando arroyos y ríos pequeños, y gracias a las indicaciones de seguro no nos perderemos al ir adentrándonos en esta antigua ruta romana. El encinar, cerca del final de la ruta, es muy recomendable para hacer un picnic y detenerse a descansar antes de emprender el regreso.

Vía: asociaciónciclistasubrique