Cádiz y sus sabores


La cocina autóctona gaditana es de una faceta de Cádiz que no se puede pasar por alto, en realidad es ideal para hacer un alto y detenerse a disfrutar de la gastronomía tradicional que es tan variada en ingredientes y productos algunos procedentes de las diversas civilizaciones que han pasado por éstas tierras, como los árabes, como muchas especias, harinas de legumbres y los deliciosos frutos secos como las almendras, o la miel. El contacto con América amplio mucho el panorama de productos, que antes eran totalmente desconocidos, maravillas como el cacao, el tomate, los pimientos, la papa, la caña de azúcar y muchas otras especies que conforman lo que ahora es la comida andaluza y especialmente la gaditana.

Hay otros productos que se podría decir que son auténticamente oriundos de esta zona, como todos los frutos marítimos, y lo domesticados en el mediterráneo como las olivas, aceitunas, aceites y todos sus apreciados derivados. En la actualidad Cádiz es conocido por su alta calidad en los productos gastronómicos. Excelentes vinos, y por supuesto vinagres de Jerez de la Frontera. Los aceites que son de nivel gourmet normalmente proviene de la Sierra de Cádiz, y los pescados y mariscos del golfo y estrecho gaditanos.

Vía: Portal del Ayuntamiento de Cádiz

Cádiz gastronómica


Una de las influencias más claras en la cocina de Cádiz, es a partir de sus vinos regionales. Y por supuesto también encontramos una fuerte presencia de su amplia gama de peces del litoral gaditano. Representados especialmente por los róbalos, urtas, dorados, acedías, mojarras entre muchos otros. Y los mariscos no se quedan atrás en está presentación de sabores andaluces. Las bocas, cañaílas, y las clásicas gambas, cigalas, y por supuesto cómo olvidarnos de los langostinos espectaculares de Sanlúcar.

No hay manera de quedarse sin degustar estás delicias regionales, ya que hay una gran cantidad de chiringuitos sobre la playa, o tabernas, restaurantes, bares y terrazas más formales a lo largo y ancho de toda la provincia de Cádiz. Entrar en una tradicional bodega de Jerez y probar uno de sus vinos, manzanilla, o el moscatel. O en una taberna del Puerto de Santa María o de Sanlúcar, o cualquier otro pueblo, en donde podremos degustar una copa de un fino o un amontillado. O tal vez uno de los brandis de la provincia, y acompañarlo con una tapa de queso artesanal o una chacina o hasta alguna carne de las elaboradas en la Sierra. Por último no nos podemos perder del placer de sus postres.

Vía: Portal de turismo de Cádiz

Cadiz: tapas y manzanilla


Aunque en Cádiz hay muchas freidurías, una de las mejores es la de Las Flores favorablemente ubicada a la vuelta del mercado central de abastos. Las Flores es el lugar que los gaditanos eligen cuándo quieren disfrutar de un buen frito. Con una amplia variedad de mariscos, pescado frito y precios; este es un lugar ideal para probar el “pescaito frito”.

Antes de comer se puede hacer un lindo recorrido alrededor. Caminar por el paseo marítimo, llegar al “ficus milenario”.
Recorrer la playa y la tradicional calle Rosa. Después ir a comer en el lugar. Hay que tener en cuenta que hay diferentes precios si se come sentado en la mesa o de pie en el bar. Los precios están a la vista.

Se puede ordenar como “tapa”, “1/2 ración ” o “ración”. La tapa se compone de 2 o 3 piezas de pescado. ½ Ración es un plato regular, y una ración es un plato grande. No hay que perderse de probar el “cazón en adobo” y los “chocos fritos” o las ricas “croquetas” que sirven unas 8, por porción. Y claro no hay que olvidar pedir un rico vino, la manzanilla es la bebida tradicional.

Vía: Freiduría Las Flores

Salidas de tapas en Cádiz

Tal parece que salir de tapas no siempre fue tan común y que está maravillosa costumbre empezó con un una rodaja de queso o embutido sobre la bebida, como una tapa, para que no se acercaran a ella las moscas o para agasajar al cliente de la taberna y claro, de paso provocarle más sed.

Sea como sea, en la actualidad tenemos una variedad de ofertas. Y si ahora no siempre las tapas son gratuitas, podemos encontrar unas exquisiteces que bien vale la pena pagar por ellas.
En la bella Cádiz podemos localizar en las calles del casco antiguo, bares y tabernas en donde degustar de una buena cerveza acompañada de un pescado frito o una tortillita de camarones. Como en la calle Plocia. O en cualquier plaza gaditana se hace un despliegue de restaurantes que pueden complacer la hora del aperitivo con tapas sencillas o muy elaboradas. Recomendamos visitar la Plaza de la Catedral y la Plaza de Mina. O los barrios de la Viña y del Pópulo.

También está el Paseo Marítimo en la zona más nueva de Cádiz en donde uno puede buscar alguna tapa. No debemos olvidar pasear por la Alameda de Apodaca, y ya que estamos ahí por qué no, tomar otra cerveza y acompañarla con calamares. Disfrutando en las terrazas de la vista del mar y jardines.

Vía: Detapasporcadiz